Diferencias entre un Adiestrador, un Educador y un Etólogo

Si se han fijado en la de títulos, nombres y pases de grado que existen para designar a profesionales del mundo del perro sabrán a lo que me refiero con el título del presente escrito. En concreto y si obviamos a estilistas caninos, hay tres profesiones que resuenan una y otra vez en los distintos anuncios que pueden encontrarse en tanto en revistas, televisión como en Internet.

-Adiestrador canino

-Educador canino

-Etólogo canino


La confusión mental no deja de ser en cierto modo divertida cuando se escucha a alguien tratando de explicar en qué se diferencian estos profesionales recurriendo a sus experiencias personales:

-Pedro se ha sacado el título de etología.
-¿Ah sí?, no sabía que le gustaran los animales...
-Bueno, él no tiene pero ¡se ha leído un montón de libros!

Y no mencionaré al aficionado que ha aprendido ciencia pura en la televisión de cierto especialista mexicano, porque eso me llevaría un artículo aparte.

¿Qué es un adiestrador?
Definición: Hacer diestro, enseñar, instruir. Amaestrar, domar a un animal.
(Real Academia Española © Todos los derechos reservados)


Es una persona que instruye a nuestro animal a responder ante una serie de comandos (órdenes) verbales de una forma específica. La forma en que consigue esta obediencia, el rastro, la carrera o el ejercicio que se persiga depende de la escuela o método en el que se haya formado el adiestrador, siendo siempre aconsejable que las formas empleadas sean lo menos punitivas posibles. Es decir, aquello que puede conseguirse con una caricia que no se consiga a golpes.

¿Qué es un educador canino?
Definición: Dirigir, encaminar, doctrinar. Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc. Educar la inteligencia, la voluntad. Desarrollar las fuerzas físicas por medio del ejercicio, haciéndolas más aptas para su fin. Perfeccionar, afinar los sentidos. Educar el gusto. Enseñar los buenos usos de urbanidad y cortesía.
(Real Academia Española © Todos los derechos reservados)


Es una persona cuya formación en adiestramiento abarca la obediencia que hace del animal más dúctil a la vida en sociedad, al igual que unos conocimientos básicos de conducta canina que le permiten dar lecciones de "urbanidad" a nuestra mascota. No solo va a propiciar que el animal no estire de a correa, no ladre como un loco ni rehúya nuestra llamada, sino que también debe estar en disposición de echar una mano en problemas leves de comportamiento.
Se da con relativa frecuencia al aficionado de largo tiempo que por fin ha encontrado su profesión, formándose en instituciones que lo han llevado a un estado de preparación de suficiencia.

¿Qué es un etólogo canino?
Definición Etología: Parte de la biología que estudia el comportamiento de los animales.
(Real Academia Española © Todos los derechos reservados)


Debe ser un experto en conducta canina, tanto normal como patológica y por lo cual debe estar en disposición de encargarse de casos de mayor gravedad, bien estos involucren la agresión en todas sus formas o problemas de índole fóbica, como ataques de ansiedad ante determinadas acciones. Suelen presentar una formación teórica adecuada pero con total ausencia de argumentos prácticos, lo cual podría restringir el alcance de sus diagnósticos por falta de experiencia adecuada.
Es extraño que se den las tres formas de conocimiento en el mismo individuo, siendo conveniente que de ser posible los profesionales trabajen en conjunto para un mayor aprovechamiento del tratamiento a aplicar.

El etólogo tras una entrevista y después de alguna sesión exploratoria con respecto al perro puede ponerse en contacto con el profesional adiestrador o educador y comentarle el caso, las pautas a seguir y los resultados esperados. Ambos profesionales (bien etólogo-adiestrador o etólogo-educador) decidirán en conjunto la medida a tomar dependiendo de la evolución del alumno/paciente canino y humano; pues no debemos olvidar que también es muy importante las distintas fases de relación que debemos tener con los propietarios del can, para que su tratamiento y entreno sea de un aprovechamiento máximo.

También de vital importancia es la relación cordial y profesional de los profesionales mencionados con el veterinario, que aportará su conocimiento de psicofarmacología y diagnosis para tratar de descartar causas físicas que pudieran ser origen de la conducta problema del perro.

Lamentablemente también contamos con el INSTRUCTOR MASTER HÁGALO USTED MISMO EN 3 SEMANAS que tanto daño han hecho y siguen haciendo a los auténticos profesionales del sector. La gente parece haber olvidado aquel bonito dicho que reza: “ zapatero a tus zapatos.”

He intentado transmitirles desde estas líneas un poco de verdad, la mía personal que no tiene porque ser idéntica a la de ustedes. Espero que al menos coincidamos en que su animal bien merece la atención de un auténtico experto profesional llegado el caso, al igual que usted no asistiría a un curandero chamánico para una cirugía cardiaca.

Disfruten de sus mascotas y tengan presente que existen personas especialmente
preparadas que estarán encantadas de ayudarles a ustedes y a sus perros.

Autor: Alfonso I. Picó
Especialista español en conducta canina y adiestramiento, asesor en materia de Etología canina y comportamientos problemáticos

Extracción de www.voraus.com